Todo indica que muy pronto el reparto de comida a domicilio a través de drones será toda una realidad, con compañías como Wing (propiedad de Google) ya realizándolo en algunas partes del mundo, ahora es el turno de la reconocida marca de transportes Uber para subirse a la manía de este servicio, quienes a través de su marca Uber Eats comenzarán a realizar repartos de comida rápida desde este invierno (verano en Estados Unidos).

Uber Eats se ha asociado con la gigante cadena McDonalds para comenzar su servicio de pruebas en algún momento de este invierno, específicamente en la ciudad de San Diego, California.

El servicio tendrá un costo asociado de hasta $8.50 USD ($5.290 CLP aprox.) y no hará repartos a domicilio necesariamente. Estos se desplazarán hasta puntos de aterrizajes designados para los drones, donde un mensajero de Uber los recogerá para finalizar el viaje. Según Luke Fischer, presidente de Uber Elevates -la división de drones de la compañía-, “no necesitamos llevar los drones a la gente, solo acercarlos lo suficiente”.

Esta será la forma de como se probará el sistema ahora, pero Uber tiene a futuro planeado que el paquete con la comida llegue eventualmente hasta vehículos estacionados de la compañía.

No es casualidad que San Diego sea una de las ciudades seleccionadas, gracias a su clima tranquilo y soleado, ha sido calificada por la Asociación Federal de Aviación como una de las diez ubicaciones para probar drones comerciales como parte del programa piloto de integración del sistema federal de aeronaves no tripuladas en Estados Unidos.

Imagen: Uber

[Fuente]