No es una sorpresa que cada vez se encuentren más tipos de usos para los drones, desde lo recreacional, como filmación aérea, hasta ayudas que pueden ser vitales, como llevar medicamentos y/o víveres a lugares de difícil acceso.

Hemos visto en varios casos como aviones han sido utilizados para asistir en incendios de gran magnitud, entonces ¿Por qué no utilizar vehículos aéreos de menor tamaño?

Esa es la idea que ponen en práctica los muchachos del canal de YouTube Sons of Xplosions, quienes realizan pruebas de como sería el uso de drones para apagar llamas en sectores reducidos, ideales para evitar propagaciones y asistir a los bomberos.

Para el procedimiento, instalaron “bombas” en los drones, los cuales contienen los químicos que pueden encontrarse en cualquier extintor, y que “explotan” al contacto con el suelo, esparciendo sus contenidos y mitigando el fuego.

No solo el espectáculo es visualmente atractivo, también luce efectivo. Sin embargo, es más que nada para atacar focos pequeños y específicos de fuego, aunque con mayores pruebas y diferente equipamiento, los resultados podrían mejorar bastante. Sin duda es una interesante idea como concepto, con gran potencial de utilidad a futuro.

Puedes ver el video completo a continuación.